mouba-cultura-financiera

¿Vale la pena tener una cultura organizacional en tu empresa?

Posted on Posted in Contabilidad

Cuando hablamos de cultura organizacional, nos referimos a tener una misión bien clara y definida de lo que hace nuestra empresa, cuáles son los valores, hábitos y comportamientos que deben existir para nunca perder de vista a donde se quiere llegar y cómo estar en crecimiento constante.

Todos los trabajadores (desde el gerente hasta el jardinero) deben practicar los valores día a día y en el mejor de los casos, si es posible, debe construirse conjuntamente para que ellos se sientan incluidos, tenidos en cuenta y sepan que su opinión es valiosa.

En la medida que llegan nuevos funcionarios, es importante enseñarle a cada uno de ellos cómo funciona la estructura de cultura organizacional y analizar si cumple o se adapta al perfil que la empresa tiene. Porque no sirve de nada que cumpla con todas las características técnicas, si como persona, por ejemplo, no es capaz de relacionarse con nadie. Entonces depende de las necesidades de cada negocio.

Cuando no se tiene una cultura organizacional, la empresa es más propensa a crear conflictos porque sus empleados pueden no transmitir correctamente los principios o la imagen que la empresa quiere mostrar, hasta el punto de hacerla quedar mal.

En el caso de Zappos, por ejemplo, su foco principal es la experiencia de los clientes, lo cual logra con su fuerte cultura empresarial y valores que todos los funcionarios construyen y practican tanto en el trabajo como en su vida personal. Aquí sus valores:

    • Proporciona WOW a través del servicio

 

    • Abraza e impulsa el cambio

 

    • Crea diversión y un poco de excentricidad

 

    • Sé aventurero, creativo y de mente abierta

 

    • Persigue el crecimiento y el aprendizaje

 

    • Construye relaciones abiertas y honestas con comunicación

 

    • Construye un grupo positivo y un espíritu de familia

 

    • Haz más con menos

 

    • Sé apasionado y determinado

 

    • Sé humilde

 

Invertir en la cultura de la empresa con todos sus funcionarios comprometidos, genera un ambiente interno ameno, productivo y feliz, que se ve reflejado en mejor atendimiento a los clientes y por tanto mayor lucro para la empresa.